Welcome to Sånn, a ready-made solution for showcasing your body of work in a truly captivating manner! It’s exactly what your projects have been waiting for all this time!

search
Agustina Garrigou

Agustina Garrigou: la ceramista de las emociones

La arcilla no sólo le permite modelar las piezas fabulosas que expone en Europa: se convierte en una puerta de entrada para morigerarse a ella misma y generar empatía. Es argentina, pero se mudó a Barcelona hace unos años y ahora disfruta de una residencia en Dinamarca.

Cuando la diseñadora Agustina Garrigou modela una pieza también se transforma a sí misma. A veces, por caso, se levanta y aunque no estaba en sus planes, pedalea en su bicicleta, lo más rápido que puede, a su taller, y se concentra en la emoción que siente.

Para entenderla. Cuando puede, cuando la dosis de sentimiento está al rojo vivo, termina el objeto ese mismo día. Así le pasó con la serie The Teddys, este grupo de osos que se asientan en un símbolo de la infancia.

“Es mi manera de que el otro acepte mi emoción, la quiera, empatice desde el corazón”, cuenta esta artista de la cerámica, que nació en Buenos Aires pero desde 2013 se instaló en Barcelona para cursar un máster y explorar “dónde poner su creatividad”. Y se viene quedando. Una manera de decir. Porque ahora (mientras sucede esta charla) está en Dinamarca, en un pueblo de ensueño llamado Guldagergaard, compartiendo una residencia con artistas de distintas partes del mundo.

En unas semanas debería volver a su departamento en Barcelona, pero le es difícil pensar en volver pronto. En esta casa de tránsito, rodeada de verde, está más que a gusto. Agrupados en uno de los patios, hay hornos colectivos en los que es posible hornear a leña una pieza durante tres días. Ella, las mantiene 72 horas. Y va probando los distintos efectos que produce la cocción.

En estos días, está aprovechando a armar prototipos de los proyectos que la inquietan, como el de agregarle sonido a sus piezas. “La música siempre me brindó imágenes muy interesantes. Soy de la generación MTV y tengo una referencia de videos, melodías y artistas visuales que me aportaron mucho y marcaron mi adolescencia. Esa etapa es tan intensa que a veces querés seguir trabajando lo que te pasaba en aquel entonces para comprenderlo. En ese momento posiblemente no tenías la madurez necesaria para procesarlo”.

También, además de otras ramas del arte y la música, la inspiran las texturas que ve, sobre todo en la naturaleza: “un árbol, una roca, vista de cerca es una pintura abstracta”.

El diseño de algunas piezas más de su serie Potatoids, pero en mayor escala de las que venía produciendo, también la mantiene ocupada. No sabe muy bien dónde las pondrá. Quizás en una de estas galerías que muestran el cruce entre diseño y arte; las que componen un circuito tan vigente.

Una de las piezas que componen Potatoids
Una de las piezas que componen Potatoids

“Cada vez más diseñadores están siendo representados por galerías y muchos espacios se están especializando y preparando para mostrarlos. En distancia con el arte contemporáneo, se venden como piezas únicas, hechas a mano, en general componiendo una serie. Y quizás sin tener una funcionalidad mayor que la de ponerle mucha onda a un ambiente”.

Agustina se recibió de diseñadora industrial en Buenos Aires y durante toda la carrera tuvo ganas de irse a estudiar afuera . Pero cuando surgió la oportunidad de buscar una segunda formación, no se animó y se anotó en un máster de diseño en mobiliario (En Elisava). Para aprender cerámica había opciones en Suecia y en Londres. “Pero tenía miedo que no me aceptaran y éste me parecía menos intimidante, aunque hacía tres años que venía modelando por mi cuenta. La cerámica la conmovía desde entonces. “Y si bien hoy mi búsqueda es más artística el diseño siempre está presente como un pilar: en la forma de producir, de optimizar los procesos”, dice.

Piezas de Agustina Garrigou

“El barro es un material plástico que se vuelve más duro al final y te permite modelarlo con facilidad. Aprendiendo técnicas podés hacer cualquier forma. Y nunca terminás de aprendés. Por un lado, es muy técnico y por otro permite mucha expresión artística. No sé si la pintura tiene esta profundidad de conocimiento. Y además, puedo hacer la pieza yo, de principio a fin, sin depender de nadie, sin tener que tercerizar parte del proceso. Me encanta esa libertad”. Cortar, pegar, unir, deformar. Jugar.

Jarrones de Agustina Garrigou
Jarrones de Agustina Garrigou