Agustina Garrigou: la ceramista de las emociones

por Mara Derni