Leandro Erlich: un ilusionista en el Malba

por Flor Rodríguez Petersen