Una lámpara que levanta vuelo

por Mara Derni