Zeta y la posibilidad de armar un objeto de deco propio

por Mara Derni