Welcome to Sånn, a ready-made solution for showcasing your body of work in a truly captivating manner! It’s exactly what your projects have been waiting for all this time!

search
Luz Arias en la última feria de joyería en Munich

Luz Arias: la joyería como lenguaje

La joyera contemporánea comparte los escollos de su trayectoria y sus aprendizajes. Sus piezas de vidrio se exponen en todo el mundo. Mientras tanto, ella se reconoce como una “remadora”.

Para ella cada pieza es un medio de expresión, un canal para transmitir una emoción, un mensaje propio. Es, en definitiva, “un medio artístico”. Después de formarse en metal, platino y oro, el vidrio es el material con el que eligió trabajar. Su forma más genuina de mostrar esa voz propia. Arias genera colores texturados y con movimientos en cadenas y anillos con la técnica del lupado. Y le va muy bien con ese lenguaje. El año pasado fue una de las argentinas elegidas para estar en la Munich Jewellery Week, la feria de joyería más importante del mundo. Y es cuarta vez que expone en Alemania. Pero su trayectoria no es un cuento rosa. Tiene bastantes saltos. “Al no existir en una formación formal en joyería, el camino es un poco autodidacta. No hay quien te enseñe. Tenés que buscarte los cursos afuera y eso genera un gran esfuerzo”, comparte Arias, que eligió Estados Unidos y Barcelona para capacitarse y encontrar un modo singular. Los logros llegaron después.

¿Qué es lo más enriquecedor de participar de una feria internacional como la de Munich?

Es un gran experiencia. Especialmente porque si bien hay otras ferias importantes, como la de Nueva York o Atenas, la de Munich sigue siendo la primera. En una misma ciudad, podés ver el trabajo del mundo entero: en la calle o en cualquier espacio, que durante esa semana deviene en galería. Y otros ven tu trabajo. A veces te invitan a otras ferias o te piden que tus piezas queden expuestas. En ese sentido, me doy cuenta de que el talento argentino está al mismo nivel que otras manifestaciones de cualquier parte del mundo. Siempre hay alguien que se destaca.

Luz Arias en la última feria de joyería en Munich
Luz Arias en la última feria de joyería en Munich

TALLER A PUERTAS ABIERTAS

Pero todo es un aprendizaje y tiene su proceso. En este último viaje a Alemania, cuenta, se le rompieron algunas piezas durante el traslado. Y armar el stand siempre es un gran desafío. “Estás sola con tu alma. Tenés que ir a una ferretería y conseguir todo lo que necesitás vos y en un país con otro idioma. Por eso siempre trato de ir en algún colectivo de gente”, agrega y asume su expertise ganada. “Pude armarla porque armé otros 2000 acá, la mayoría de Puro Diseño. Fui curadora, participé de distintas acciones. No hubiera podido de otro modo”.

La fundición del vidrio
La fundición del vidrio
¿Suelen convocarte a exponer o te presentás vos?

A veces te llaman pero, en general, es todo es muy a pulmón. Vas con tu valija, con tus piezas y tratas de que se queden. Pero hay que golpear muchas puertas para que se abra una. Siempre digo que tenés que tener mucho amor por lo que hacés y estar convencido de lo que querés para remar las dificultades que aparecen. Requiere mucha pasión, muchas ganas, mucho tiempo. Tenés que hacer muchas cosas juntas a la vez. Dar clases, estar en lugares, probar opciones. Pero es muy gratificante poder hacer lo que amo. Sé que soy una privilegiada.

¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando?

Es muy importante tener un blog, una página o estar en las redes. Pero antes que nada, es clave buscar primero sentirse cómodo con una manera de trabajar. Para mí la formación en metal fue muy importante para lograr lo que logré después. Es fundamental tener una solvencia en algo. Ser bueno en algo que te permita cierta expertise para poder convertirlo en tu medio de expresión. Sí sabés hacer el ABC podés tirarte a la pileta y experimentar. Y eso que encuentres después te tiene que apasionar.

En tu caso es el vidrio …

Sí, encontré un material fabuloso que me hace vibrar. Y ese hallazgo fundacional es fundamental para poder crear y crecer. Pero como te decía llegó después de un gran aprendizaje. El vidrio muestra algo que estuvo derretido. Aún duro, vos podés pensar que estuvo blando. Eso es muy valioso. Y trabajo con la imperfección. Como en todo.